R: Te quiero, Jack.

J: No hagas eso. No te despidas de mi. Aún no, ¿me has entendido?

R: Tengo mucho frío.

J: Escucha Rose, vas a salir de esta. Seguirás adelante. Vas a tener muchos bebés y les verás crecer. Morirás siendo una viejecita adorable en tu cama. No aquí, no esta noche, no de este modo, ¿me has entendido?

R: No siento mi cuerpo.

J: Ganar el pasaje, Rose, es lo mejor que me ha ocurrido jamás. Me ha llevado a ti. Estoy agradecido a eso, Rose, muy agradecido. Debes hacerme ese honor. Debes prometerme que sobrevivirás, que no te rendirás no importa qué ocurra. No importa lo desesperada que estés. Prométemelo ahora, Rose, y no rompas nunca esa promesa.

R: Lo prometo.

J: No te rindas jamás.

R: No me rendiré jamás, Jack. No me rendiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario